Un nuevo artículo del LET propone una metodología llamada Energy-Landscape Optimization (E-LO) aplicable al planeamiento del territorio para identificar posibles configuraciones de la infraestructura verde a escala municipal que optimicen la relación entre metabolismo y usos del suelo. Este modelo se aplica a San Clemente como caso de estudio y plantea cómo deberían cambiar los usos del suelo según tres objetivos de planeamiento: maximizar las condiciones para el establecimiento de la biodiversidad, incrementar la producción agrícola, minimizar el impacto sobre el cambio climático reduciendo los insumos de energía no renovables. Los resultados ponen en valor los mosaicos agroforestales para la conservación de la biodiversidad y la provisión de servicios ecosistémicos. Esta metodología pretende ser de utilidad en el asesoramiento para el Plan Director Urbanístico del Área Metropolitana de Barcelona que está haciendo el LET.

Puede consultar el artículo entero en este enlace.