El 15% de la población metropolitana de más de 65 años es usuaria de los servicios de atención domiciliaria municipal. El porcentaje es de más del 50%, en el caso de las personas octogenarias. El presupuesto que los municipios dedican a estos servicios se ha incrementado progresivamente. Actualmente, centran casi un tercio del gasto de los servicios sociales básicos, al tiempo que gana peso la dedicación a la población más envejecida en situación de dependencia.

grafic1_politiques_cures_amb_iermbgrafic5_politiques_cures_amb_iermb

 

 

 

 

 

 

 

El informe Políticas locales de cuidado y atención al envejecimiento: una mirada metropolitana, analiza diferentes aspectos de los servicios de atención domiciliaria (SAD) en la metrópoli de Barcelona. Estos engloban un conjunto de acciones que se realizan en los domicilios de los usuarios y usuarias, dirigidas a proporcionar atención personal, ayuda en el hogar y apoyo social a la población con falta de autonomía personal y / o dificultades de integración social. La competencia se atribuye a los entes locales (ya los consejos comarcales para los municipios menores de 20.000 habitantes).

Realidad municipal muy dispar

El estudio analiza la cobertura de los servicios de atención domiciliaria, la intensidad de la cobertura (número de horas) o la accesibilidad económica del servicio a los diferentes municipios metropolitanos. Los resultados revelan que, a pesar de que durante la última década se aprecia un aumento de la cobertura del gasto público destinado a estos servicios y, en menor medida, de la intensidad de los Servicios de Atención Domiciliaria, lo cierto es que la realidad municipal es muy dispar. Y lo mismo ocurre con la accesibilidad económica, analizada mediante un método de estimación que permite cuantificar el coste de un mismo servicio para usuarios con idénticas necesidades y perfil social. En este caso, la autonomía municipal en relación al modelo de prestación de estos servicios se traduce en que la aportación que deben hacer los usuarios y usuarias del servicio es diferente en función del lugar (municipio) de residencia en la metrópoli.

En definitiva, todo indica que esta heterogeneidad que caracteriza la implementación de los servicios de atención domiciliaria en el área metropolitana de Barcelona sigue un patrón que no se corresponde con las necesidades de la población, sino que, más bien, depende de la capacidad presupuestaria de cada consistorio y también de las prioridades políticas de cada gobierno municipal.

grafic11_politiques_cures_amb_iermb

grafic18_politiques_cures_amb_iermb

grafic18_politiques_cures_amb_iermb

 

 

 

 

 

figura2_politiques_cures_amb_iermb

Necesidad de una lógica redistributiva en la metrópoli

El estudio culmina una trilogía de investigaciones sobre las principales políticas sociales y de cuidado que se llevan a cabo desde el mundo local en el área metropolitana de Barcelona. Junto a los servicios de atención domiciliaria, también se habían analizado previamente las guarderías y los apoyos económicos de urgencia social.

Los resultados de los tres estudios van en la misma dirección. Ponen de manifiesto la diversidad de la acción municipal en estas materias y cómo esta diversidad retroalimenta las desigualdades intrametropolitanas, favoreciendo también dinámicas de segregación residencial en el seno de la metrópoli.

Es por ello que, con el fin de atender mejor las necesidades de la población metropolitana, resulta fundamental reescalar estas políticas públicas a nivel metropolitano, generando una lógica redistributiva en términos territoriales. De este modo, la atención a la pobreza y los cuidados se convertirían en los pilares sobre los que avanzar en el desarrollo de las políticas metropolitanas de cohesión social.

Todas las noticias