«Las personas cuidadoras en el municipio de Barcelona: una aproximación a su cuantificación» es el estudio, a través del cual, el IERMB ha contribuido a la estimación de los potenciales beneficiarios de la Tarjeta Cuidadora impulsada por el Ayuntamiento de Barcelona. El objetivo principal de esta investigación ha sido precisamente dimensionar en la ciudad los diferentes tipos de cuidadores y cuidadoras de personas enfermas y/o dependientes en el ámbito domiciliario y no institucionalizado, excluyendo el cuidado de niños. La investigación, realizada por el equipo de Cohesión Social y Urbana, ha comportado la articulación de diferentes fuentes de datos y la aplicación de métodos de estimación estadística, ya que, pese a la importancia de los cuidados en nuestra sociedad, datos disponibles sobre la magnitud y las necesidades de las personas cuidadoras son muy limitadas y difícilmente se refieren al ámbito local o municipal. 

355 mil personas cuidadoras en la ciudad 

A pesar de las limitaciones de la información analizada, se estima aproximadamente 355 mil personas cuidadoras en la ciudad. Se incluyen, en este número, todas las personas cuidadoras no profesionales identificadas mediante la Encuesta de Salud de Barcelona con independencia de si los cuidados se producen dentro o fuera del hogar y de la intensidad de los cuidados (322.000 personas). Se añaden también, como potenciales beneficiarios de la Tarjeta Cuidadora, los perfiles profesionales de las trabajadoras del Servicio de Asistencia Domiciliaria (4.500 personas), las trabajadoras del hogar y de los cuidados (26.150 personas) y las trabajadoras del hogar y de los cuidados sin contrato (2.500 personas). 

Las cuidadoras no profesionales en Barcelona

Sobre las cuidadoras no profesionales recae el grosor del cuidado de las personas enfermas y/o dependientes. Se trata del cuidado tradicional asumido por la familia (tradicionalmente mujeres) en un marco de solidaridad que permanece en gran parte invisibilizada. Actualmente, el cuidado trasciende los límites del hogar:

  • Casi 1 de cada 5 mujeres de 16 y más años residiendo en la ciudad son cuidadoras no profesionales.
  • Aunque los cuidados mayoritariamente se llevan a cabo en el mismo hogar, en Barcelona adquiere bastante relevancia la atención en domicilios distintos del residencia.
Gráfico 1. Distribución de la población cuidadora no profesional en función del espacio de cuidado. Barcelona, ​​2016targeta-cuidadora-tipologies

Se observa un perfil sociodemográfico diferenciado de las cuidadoras familiares atendiendo a si los cuidados se producen dentro o fuera del hogar. Los cuidados en el mismo hogar están protagonizados por una mayor proporción de mujeres, y se trata de un colectivo más envejecido. La edad media es de 62 años, y más de la mitad superan los 65 años. Esta diferencia de edad explica también la elevada presencia de cuidadoras con estudios primarios o inferiores (53,7%), de personas inactivas (66,4%), de un menor nivel económico (el 18% no tienen ingresos y 7 de cada 10 no superan los 1.200 euros mensuales) y con peor percepción del estado de salud (4 de cada 10 declaran tener una salud regular o mala).

Tabla 1. Perfil sociodemográfico de los cuidadores/as no profesionales. Barcelona, ​​2016

targeta-cuidadora-perfilFuente: elaboración propia con datos de la ESB, 2016.

 

Los cuidados fuera del hogar son de menor intensidad (num. horas dedicadas). Sin embargo, las mujeres dedican más tiempo que los hombres.

Gráfico 2. Intensidad de los cuidados fuera del hogar según sexo. Barcelona, ​​2016

targeta-cuidadora-sexe

Las cuidadoras profesionales en Barcelona

El volumen de trabajadoras del hogar y de los cuidados contratados directamente por las familias en España es muy superior al del resto de países europeos. Aunque constituye un mecanismo de formalización de los cuidados, en realidad, las pésimas condiciones laborales y la precariedad del sector (amparada por la propia legislación) constatan una externalización de los cuidados a muy bajo coste. Las afiliadas al Sistema especial de trabajadores/as del hogar que desarrollan su actividad en el municipio de Barcelona, ​​se cuantifican en 26.150 personas. El 95% son mujeres y algo más de la mitad de nacionalidad extranjera.

El servicio de asistencia domiciliaria (SAD) desempeña un papel destacado en la desmercantilización de los cuidados y en los últimos años ha aumentado progresivamente la dotación presupuestaria que los municipios destinan copando casi un tercio del gasto de los servicios sociales básicos. En la ciudad de Barcelona, ​​se calcula entre 3.500 y 4.500 trabajadoras del SAD que cubren aproximadamente los 17.000 servicios activos. Los datos dispuestos evidencian que el 44% tiene un contrato temporal, el 76% una jornada laboral inferior a 37 horas y el 95% un sueldo bajo (inferior a 9,47 €/hora brutos).

Todas las noticias