El IERMB analiza las actuaciones, la reorganización y las innovaciones del Ayuntamiento de Barcelona ante la pandemia, a través del estudio «La gobernanza de la emergencia compleja: la Covid-19″. La investigación concluye que, para este tipo de emergencias, no son muy útiles las formas de gestión y de gobernanza de las emergencias «tradicionales».

La emergencia y la crisis derivadas de la Covid-19 forman parte de un nuevo tipo de emergencias llamadas complejas: globales, más desconocidas, donde se combina simultáneamente la respuesta a la emergencia con elementos de mitigación del riesgo y acciones de respuesta y transformación, y que genera cambios disruptivos en la organización y en la propia sociedad.

Governan_complexa_IERMB

Font: EGI, 2020. Ejemplos propios

La gobernanza de la emergencia compleja

Tanto la toma de decisiones, que en una institución pública y democrática requiere de procesos de deliberación y control ampliados, como la capacidad institucional, estructurada y organizada para dar respuesta a través de procesos regulares y regularizados, no están pensadas para operar de forma ágil y eficaz en entornos de emergencia.

La adaptabilidad significa una adecuación individual y organizativa (liderazgos, cambios en el personal, información, infraestructuras, tecnologías y procesos) que permite que la organización se adapte al nuevo contexto y sea capaz de ejecutar respuestas ágiles a las necesidades sobrevenidas. Cuando se consigue equilibrar la eficacia con la eficiencia en las respuestas a la crisis es cuando se ha conseguido una agilidad a través de la adaptación, y no a través de un estrés organizativo.

El estudio pone de manifiesto 10 puntos claves que han facilitado la adaptación del Ayuntamiento de Barcelona a la emergencia compleja:

10 elementos clave

1- Estructura gerencial-directiva consolidada, con confianza política, profesionalidad, vocación de servicio público y una dirección por valores

2- Creación de un comité de dirección y seguimiento político-gerencial con un liderazgo plural y colectivo

3- Creación de grupos de trabajo transversales con misiones operativas específicas y autonomía de gestión que ponen en valor el conocimiento territorial

4- Gobernanza multinivel reforzada y colaborativa. Minimización del conflicto político.

5- Colaboración con sindicatos, organizaciones sociales, empresas de servicios y otras empresas

6- Asesoramiento de la Agencia de Salud y generación de nuevo conocimiento inexistente o fragmentado sobre la evolución de la pandemia y la gestión municipal

7- Establecimiento de planes de contingencia para cada área y entes instrumentales del Ayuntamiento. Reorganización del personal y adaptación de los servicios esenciales a las nuevas necesidades

8- Regulación propia (dentro del marco legal vigente de estado de alarma) de los servicios esenciales, los contratos públicos y del trabajo a distancia

9- Liderazgo ejecutivo político-gerencial distribuido y adaptativo, capacidad de orientar la respuesta a la emergencia sanitaria, social y económica y al mismo tiempo planificar acciones para la recuperación

10- Comunicación periódica, directa y empática al conjunto de la organización

El principal cuello de botella en la adaptabilidad del Ayuntamiento a la nueva situación de emergencia ha sido respecto a las dificultades organizativas para habilitar el trabajo a distancia. Ni los procesos están plenamente digitalizados, ni la plantilla disponía de la formación ni los equipos necesarios, ni la infraestructura tecnológica del Ayuntamiento estaba preparada para el trabajo en remoto en las dimensiones que requería la situación.

Innovación y transformación

En el estudio también se ha constatado como la respuesta a la emergencia ha producido innovaciones en el ámbito de servicios, de la gestión, de la gobernanza y en el espacio público. En algunos casos son verdaderas novedades, en otras suponen la aceleración de cambios que ya se habían iniciado con anterioridad.

Orígenes, procesos a desarrollar y ámbitos de innovación en relación a la emergencia de la Covid-19

Governan_complexa_IERMBLas innovaciones introducidas o aceleradas durante la crisis de la Covid-19 en el Ayuntamiento de Barcelona, ​​más que una simple adaptación a una situación excepcional, refuerzan muchas de las características deseables en una administración pública: agilidad, capacidad de respuesta, liderazgos colectivos y distribuidos, puesta en valor de las habilidades del personal municipal más allá de sus posiciones, colaboración con otros agentes para conseguir un objetivo común, más orientación a resultados que el cumplimiento de procedimientos, capacidad de experimentar nuevas soluciones y escalarlas, etc.

Hay que trabajar, pues, para institucionalizar muchas de las innovaciones que, en un contexto de excepcionalidad, el Ayuntamiento de Barcelona ha sido capaz de impulsar, combinándolas con procedimientos de control, transparencia y debate democrático.

 

Todas las noticias